Toni Strubell i Trueta


juliol 12
Agur Cataluña
La Vanguardia | Enllaç web
Dilluns, 12.7.2004. 12:16 h| Sense comentaris
En los últimos meses, el PNV ha tomado una serie de pasos que los observadores más escépticos, tras cien años de espera, nunca pensaron que acabaría de dar. A propios y extraños ha sorprendido la apuesta del PNV por la doble fórmula Estella tregua, sobre todo a los sectores que habían archivado la virtualidad de un PNV "consecuente" con sus principios, viéndole irremisiblemente anclado por el peso de oro neguriense, níquel bilbaovizcaíno y plomo etarra que aparentemente paralizaba sus alas. Ahora esos sectores han tenido que realizar una rápida relectura de situación -o varias- al ver que el PNV se les iba de pantalla. Nadie parecía contar con que un partido que los politicólogos han calificado de "representante de la burguesía vasca" se descolgara con uno perteneciente al tipo de apuestas políticas que el efecto Fukuyama aseguraba haber enterrado para siempre. En un mundo político en que los "socialistas" ya no tienen casi nada de socialista, en que los doberman populares se han convertido en centrados caniches picones y el nacionalismo catalán hegemónico dormita entre las esencias del regionalismo para elites, ¿quién podría sospechar que el PNV seguiría apostando por la historia y una renovada fidelidad a la "n" de sus siglas?...


Comentaris

No hi ha cap comentari a aquest article


Comenteu l'article
El comentari s'ha enviat correctament i està pendent de validació.